Ruta 7. Yeste-Micorreserva Ardal y Tinjarra
  • Distancia: 35, 4 km
  • Tipo: circular
  • Tiempo aproximado: 5 horas
  • Dificultad: medio
  • Uso recomendado: cicloturista

Te proponemos un recorrido BTT de lo más variado para conocer de primera mano la Microreserva de Ardal y Tinjarra. Una ruta por todo un dosel forestal que muestra la grandeza del bosque mediterráneo y la capacidad de regeneración del bosque autóctono.

 

 

 

La ruta tiene su inicio junto al Centro de Interpretación del Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima, por la carretera que sube por el monte regenerado de carrascas y robles a monte Ardal. Antes de coronar el vértice geodésico Ardal, dejaremos la carretera para coger la pista forestal que baja al collado de Bochorna y comtemplaremos  las vistas sobre el valle del rio Tus, sin dejar la pista hasta llegar al primer tramo de senda que desciende a la aldea de La Moraleda. Una vez allí, cruzaremos la carretera asfaltada para continuar por una senda que conduce al cortijo de la Umbría del Bul. Desde aquí retomamos la pista que llega a esta cortijada en 1,5 kilómetros, hasta el collado de las Eras, donde encontraremos la pista forestal que entra al monte de Tinjarra.

Un parada obligada para retomar fuerzas es la fuente de la Tobica; desde aquí continuaremos hasta fla fuente de Cañamares, donde hay una balsa preparada para la reproducción de anfibios. En este lugar veremos las señales que nos indican tanto la subida al punto de interpretación panorámico del Molejón de Paúles (1290 m), a 3,7 kilómetros, como el camino en dirección a Yeste.

La vuelta la realizaremos por el mismo camino y, ya en Cañamares, retomaremos la pista que desciende por el cañón de la Umbría de Tinjarra y cruza el arroyo que lleva su nombre.

A menos de 1 kilómetro del arroyo cogeremos un cruce que baja hasta la carretera de las Juntas, para seguirla en dirección a Yeste, y a unos 100 metros de esta carretera tomaremos la pista de la Cuesta Empedrada para llegar a Yeste por el barrio de San Marcos.

Ruta 9. Por las aldeas de La Moraleda y Bochorna.
  • Distancia: 6,1 km
  • Tipo: circular
  • Tiempo aproximado: 1 h y 30 minutos
  • Dificultad: no presenta dificultad

Al sureste del Monte Ardal, de camino a Arguellite y Los Prados, se encuentran las aldeas de La Moraleda y Bochorna, rodeadas por grandes, vigorosas y longevas encinas que cubren de sombra sus calles y casas.

La ruta, de trazado circular, comienza y termina en la carretera AB-513, junto a una de las entradas a la Moraleda. Entre carrascas se abre paso el sendero que baja junto a las huertas y rodea el cerro por su izquierda, donde se situaba una de las torres atalayas descritas en la “Relación de la villa de Yeste”. La senda se deja caer entre romeros y jaras hasta un humedal conocido como la Fuentecica. Enfrente, podemos observar la cortijada de la Umbría del Bull, nombre atribuido a esta zona habitada por búhos. A simple vista, el paisaje deja apreciar la regeneración natural que tras el incendio de 1994 han sufrido estos montes. El pinar, gracias a la gran capacidad de diseminación de estos árboles, consiguió instalarse y volver a poblar las laderas, dejando proliferar arbustos como el romero, chaparro, jaras, tomillo y aulagas en aquellas zonas donde la pérdida de suelo es más notable.

 

En la Fuentecica nos desviamos a la izquierda dejando a un lado el camino de la Umbría y buscamos el amplio y cómodo trazado que nos conduce a Bochorna. Tras cruzar el arroyo que lleva su nombre, se pueden apreciar restos de una antigua tejera. Una vez allí subiremos hasta el Llano, lugar de donde sale un camino que sube a las casas de Bochorna, que no debemos coger si nuestro deseo es caminar unos kilómetros más y realizar todo este recorrido.

Continuaremos por la pista forestal que sale a la carretera que viene de Yeste y caminando unos 80 metros hacia la derecha junto a la carretera, encontraremos el acceso al antiguo camino de Siles, que nos conduce por  el Rincón de Camaretas a los pies dela Micro reserva del Ardal y llega al collado de Bochorna. Desde aquí podemos apreciar las vistas sobre el valle del río Tus, Molejón de Moro peche y Calar del Mundo. A pocos metros, la pista se desvía a la izquierda para bajar hasta la fuente de la Carrasca, situada justo encima del Cortijo de la Loma, donde dejaremos la pista y continuaremos por una senda que llega hasta las mismas casas de ya Moraleda.

Parte de esta ruta está unida al trazado de la ruta nº 7 cicloturista por la Microrreserva del Ardal y Tinjarra. Puedes inciar la ruta en la aldea de Cochorna por dos sendas.

ruta 9 por las aldeas de Bochorna y la Moraleda
Ruta 1. Subida al Cerro de San Bartolomé
  • Distancia: 3,1 km
  • Tipo: circular
  • Tiempo aproximado: 1 hora
  • Dificultad: no presenta dificultad

Caminando por la tradición de nuestro patrón: ¡Viva San Bartolomé!

Ruta circular que recorre los pasos de la subida de la romería de San Bartolomé, patrón de Yeste, desde la Iglesia de la Asunción en Yeste hasta la ermita situada en lo alto de un cerro. En este itinerario también encontraremos flora adaptada al suelo calizo, panorámicas del casco urbano de Yeste y un merendero con una fuente.

Descripción de la ruta:

Nuestro patrón, San Bartolomé reside todo el año en la ermita del cerro. La ruta que comienza a sus pies transcurre por el camino de la romería, tradición que todos los años en agosto, celebran en su honor vecinos, hijos de Yeste y forasteros. Es el día 15 de agosto a la madrugada de los faroles”, tradición impulsadapor los romeros de San Bartolomé, cuando al alba se sube a la ermita para iniciar la bajada de la imagen de San Bartolomé. Allá no faltan los requemaos y tragos de los porrones con licor café o mistela.

La bajada del santo termina en un pasacalles por la villa de Yeste al son de la Diana de Yeste, ofrecido por la banda municipal de la Asociación Beneche, que llega a la iglesia donde el santo patrón esperará hasta el 24 de agosto, día de la romería. Pasada la medianoche, el santo, engalanado con alhábega y porteado por los romeros es conducido hasta la ermita; el cerro se ilumina con las llamas de las hogueras y de los fuegos artificiales, y la subida es anenizada por los vítores y cantos de admiración (“Viva San Bartolomé”). Después San Bartolomé descansará un año más en su ermita, dando paso a una noche de verbena y celebración en el recinto.

El trazado de este itinerario invita a un paseo matutino donde las vistas del pueblo de Yeste, el olivar, la Sierra de los Molares y el valle del río Segura son únicas, y a un recorrido por todo el cerro donde este terreno y dolomítico selecciona la flora. Así encontramos, junto al matorrral típico de enebros, sabinas y romoros, un tomillo, el Thymus funkii var. funkii, endémico de Albacete y Murcia (manchego-murciano) de poco crecimiento y con brácteas florales de gran tamaño y el Hypericum ericoides o pinillo de oro.

 

 

texto 2

crisantemo