Como toda villa serrana que se precie, los platos típicos de Yeste se caracterizan por ser manjares para poder aguantar las temperaturas invernales y el  trabajo del campo.

El potaje gitano, el pisto de calabaza, el relleno de carnaval, migas, el caldo caldo valiente que las acompaña. la olla de trigo  y el potaje bochero, todos realizados a la antigua usanza, pueden degustarse en Yeste. También las chuletas de cordero segureño.

En la repostería destacan los buñuelos, suspiros, requemaos, panecicos y hojuelas. Cada uno de estos postres tiene su época de elaboración, así, los requemaos y suspiros son típicos en agosto, Navidad y Semana Santa, así como en las fiestas Patronales de San Bartolomé, los panecicos, en Semana Santa, y las hojuelas en las celebraciones tales como bodas, bautizos, etc… Para la elaboración de las hojuelas, las mujeres se reúnen y pasan tardes enteras haciéndolas. En la actualidad una empresa las comercializa y pueden degustarse durante todo el año.

Es típica también la elaboración de licores cuyo componente principal es el aguardiente u orujo que es de elaboración casera . Tenemos la conocida mistela, el licor café y orujo con miel que se comercializan.

También se puede adquirir el aceite producido en la zona.